NOTICIAS 

Observación temática sobre el eclipse solar en el Planetario de Aragón 

miércoles, 14 de febrero de 2018

Pulsa para imprimir la noticia   Pulsa para enviar la noticia    
El Planetario de Aragón ofrece una observación nocturna el sábado 17 de febrero,centrada en la explicación de los eclipses.
  • Fotografía eclipse parcial de sol 20 de marzo 2015

Mañana, 15 de febrero, se producirá un eclipse parcial de Sol que será visible en Chile, Argentina, Uruguay, parte de Brasil y la Antártida. A las 19:55 hora oficial española, será el momento en el que la Luna nueva se interpondrá entre el Sol y la Tierra.

El término eclipse proviene del griego “ekleipsis”, que significa desaparecer. Los eclipses han sido vistos desde que el hombre mira al cielo, causando, como casi todos los fenómenos que desconocemos temor. Solo tenemos que imaginarnos a alguien hace 2000 ó 3000 años, cuando de repente el sol empezaba a ser "devorado" por una tétrica sombra, o que esa majestuosa luna de repente empezaba a teñirse de rojo "sangre", durante muchos años fueron sinónimo de grandes catástrofes.

Pero no toda la sociedad se quedó en la superstición, los antiguos astrónomos babilonios se dieron cuenta de que los eclipses se repetían cada 18 años, es decir, se podían predecir los eclipses, aunque no era tan sencillo, debido a la complejidad de los movimientos orbitales de la Tierra y la Luna, pues su repetición no es exacta, sino que la Tierra da un tercio de vuelta más, y por tanto ese eclipse será visible en la misma fecha prácticamente, pero en otro punto del planeta.

Esta periodicidad tiene el nombre de “Ciclo de Saros”, compuesto por 18 años, 10 días y 8 horas. Fue uno de estos cálculos, transcritos en un almanaque lo que permitió a Cristóbal Colon salir de una situación comprometida en lo que hoy es Jamaica, haciendo creer a los nativos que, si no colaboraban con él su Dios, el de Colón, haría desaparecer la Luna para siempre.

 

 

Un eclipse solar se produce cuando la Luna, en su fase de luna nueva, está justo delante del Sol, tapándolo. Para que esto se produzca, la luna nueva debe estar justo en uno de los nodos, que son esos puntos donde la órbita de la luna cruza el plano orbital terrestre. Esto es debido a que la órbita de la Luna tiene una inclinación de unos 5º, y hace que cruce la órbita de la Tierra dos veces durante su órbita, de no existir esta inclinación, todas las lunas nuevas tendríamos eclipse de sol y todas las llenas eclipse de luna.

Que la Luna tape al Sol en su totalidad es una casualidad, ya que la Luna es 400 veces más pequeña que el Sol, pero esta 400 veces más cerca, lo cual hace que lo pueda tapar en su totalidad. Pero La luna se aleja de la Tierra una media de 3,8 cm al año, por lo que hasta dentro de unos 50 millones de años no se podrán observar eclipses totales de sol desde la Tierra. La franja de totalidad de un eclipse, es decir la zona donde se puede ver total, no suele superar los 200 kilómetros de anchura, y el tiempo de totalidad suele ser de unos cinco minutos, de ahí la dificultad de ver un eclipse solar si no es buscándolo.

Hay tres tipos de eclipse solar, por un lado el total, en el cual la Luna tapa la totalidad del disco solar; el parcial en el que solo se tapa una parte del Sol; y anular que es como uno total pero con la luna en su apogeo, es decir, lo más alejada de la Tierra, lo que hace que su tamaño aparentemente sea un poco menor que el Sol, dejando un anillo exterior.

Aprovechando este fenómeno el Planetario de Aragón ofrece, el sábado 17 de febrero, una observación especial sobre los eclipses a las 19:00 horas. Una visita guiada de una hora de duración en la que se explicará en el interior del planetario con una proyección, el fenómeno de los eclipses solares y lunares, cómo y porque se producen. Tras ello, se realizará una observación de los objetos celestes de esa noche con los telescopios del Centro.

La actividad tiene un aforo limitado y un coste de 5,5€, por lo que es necesario reservar llamando al 974 234 593.